Domingo Diecinueve
Tiempo Ordinario

Enseñados por el Espíritu Santo, invocamos con el nombre de Padre, para que intensifique en nuestros corazones el espíritu de hijos adoptivos suyos, para que merezcamos entrar en posesión de la herencia que nos tiene prometida.

Primera Lectura

El profeta Elías había sentido miedo cuando se encontró con el Señor en el monte donde Dios se había revelado a Moisés.

Salmo

Con este Salmo pedimos al Señor que nos muestre su misericordia.

Segunda Lectura

San Pablo vuelve sobre el tema del destino de los judíos, señalando que, a pesar de que no han reconocido a Jesús como el Salvador, siguen siendo el pueblo que recibió las promesas de Dios y del que nació Jesucristo.

Evangelio

Vemos a los Apóstoles asustados y llenos de asombro al descubrir que Jesús es el Señor todopoderoso, el Hijo de Dios.