Primera Lectura

Zacarías 9:9-10

9 Salta, llena de gozo, oh hija de Sión, lanza gritos de alegría, hija de Jerusalén. Pues tu rey
viene hacia ti; él es santo y victorioso, humilde, y va montado sobre un burro, sobre el hijo pequeño de una burra. 10 Destruirá los carros de Efraím
y los caballos de Jerusalén. Entonces se podrá romper el arco con flechas, pues él dictará la paz a las naciones. Extenderá su dominio de un mar al
otro mar, y desde el Éufrates hasta el fin del mundo.

La Biblia Latinoamericana

9,9: Es el anuncio del humilde Mesías. Jesús, al entrar a Jerusalén en el día de los Ramos, deseará cumplir a la letra dicha profecía –Mateo 21,5.

Tras el exilio en Babilonia, los judíos volvieron a reconstruir Jerusalén. En los años siguientes, los habitantes gozaron de cierto nivel de autonomía. Pero Judá siguió siendo una provincia de Persia hacia el este lejano y una franja con Egipto al sur. Así que lejos del centro de poder, aunque cerca del enemigo, Judá estaba en situación precaria.

De hecho, los habitantes comenzaron a cuestionar su identidad y su fe, ¿era el Dios de una nación derrotada un Dios falso? ¿No era la lealtad a esa deidad difícil de defender? ¿Valía la pena el costo para seguir siendo judío? De estas preguntas surgió una nueva respuesta, la promesa de un Mesías, hijo de David. A través del prometido, Dios podría ser justificado, y la gloria de la nación sería restaurada. El himno en Zacarías 9: 9-10 representa la visión del Mesías. Como muchas otras profecías, el señor declaró el evento como si estuviera produciéndose mientras hablaba. El rey entraría triunfalmente en la ciudad para gobernar un vasto Imperio en paz.

Igual que los judíos en el tiempo de la profecía, podríamos estar tentados a revolcarnos en un mundo que drena nuestra fe. El mundo es demasiado peligroso. Nuestras vidas son caóticas y precarias. Este es el momento de centrarse en Dios. Él nos salvará a pesar de nuestros problemas. Esta es la promesa que Zacarías presentó al pueblo. Y la promesa de Dios nos da ahora.

¿Cómo te ha ayudado Dios a través de los tiempos dudosos?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.