Evangelio

Mateo 1:1-25

¿De dónde viene Jesús?

¿Has investigado personalmente o algún pariente acerca del pasado de tu familia? ¿Has encontrador algunas sorpresas

Las genealogías son raramente leídas en las liturgias. Según Raymond Brown, extrañaríamos una pieza muy importante de la historia de la salvación si ignoramos la genealogía de Jesús. La intención de Mateo es trazar los orígenes de Jesús hasta la casa de David por medio de José. Aun cuando José no era el padre biológico de Jesús – el Espíritu Santo es el poder creador detrás de la concepción de Cristo, él era el padre legal – la paternidad legal no era un estatus requerido para la paternidad física – por su compromiso de matrimonio con María. Jesús, entonces, es por derecho el heredero de la casa de David. Él posee el pedigrí necesario para llevar el título mesiánico.

Brown (Brown, 1988) asegura que la genealogía es dicha a fin de resaltar la paradoja de un Dios que escribe la historia de la salvación “en líneas torcidas.” “Un Dios que no dudó en usar lo vulgar tan bien como lo noble, lo impuro tan bien como lo puro, hombres para quienes el mundo escuchaba atentamente y mujeres sobre quienes el mundo se interrogaba – este Dios continua su obra en la misma manera. La genealogía muestra que Dios usaba lo ordinario, hombres desconocidos y mujeres para ser parte del relato más genial nunca antes contado.

Dios escogió gente sin reputación y santos para formar parte de este multi-acto juego llamado salvación. Hubo uno que robó el derecho de primogenitura y otro que vendió a su hermano en esclavitud. Dios usó gente que jamás pasaría el escrutinio humano. Desde el mismo comienzo, Dios usó gente cuestionable para participar en el gran diseño como Jesús lo haría en su ministerio con las prostitutas y colectores de impuestos.

La genealogía nombra prostitutas extranjeras. Nombra mujeres que dieron a luz en circunstancias cuestionables, y la última de estas es María, embarazada y sin marido. El designo de Dios está ciertamente fuera del mundo de la imaginación de la conciencia humana. Aun con todo, se levanta como un llamado de clarinete, una invitación de inmensa significancia para nuestras vidas. Este Dios que usó humanos que se equivocan, inteligentes, sabios, santos, y no tan santos para acompañar en su reino continúa obrando con nuestra fragilidad y nuestras debilidades.

Jesús entró en nuestro mundo con la intención de ensuciar sus manos. Él no es la imagen desplegada en el arte sacarino que lo exhibe a él como un ser dulce, de otros mundos, con auras, que existió fuera de nuestro alcance o nuestro mundo de entendimiento. En cambio, el Jesús de la genealogía de Mateo tiene un árbol familiar sórdido. Él entiende al “tío borracho” escondido en cada closet de uno. Él entiende los pecados heredados de nuestras generaciones pasadas. Sus ancestros la afamada monarquía davídica que, al igual que la iglesia pecadora de cualquier era, fue utilizada por Dios a pesar de su corrupción, pecado y vanidad. Sin embargo, llegó a ser un vehículo para el plan redentor de Dios, al igual que la iglesia ha sido y siempre lo será.

Genealogía de Jesús

1 Documento de los orígenes de Jesucristo, hijo de David e hijo de Abraham.

1:1 “documento de los orígenes” puede tener tres diferentes significados. Primero, el título se refería literalmente a 1:1-17 y nombraba los ancestros de Jesús. Segundo, el título se refería a 1:1-17 y usaba los nombres para recordar los eventos de las Escrituras Hebreas. Tercero, el título estaba para ser tomado en el versículo como un todo para referirse al evangelio de Mateo.

“hijo de David, hijo de Abraham” En este título, Mateo implicaba su visión de Jesús, heredero de la alianza davídica y fiel judío. En otras palabras, Jesús era el Rey que se sentaría en el trono de David y cumpliría perfectamente el Torá. Mateo vio a Jesús como el Mesías primeramente en términos judíos.

2 Abraham fue padre de Isaac, y éste de Jacob. Jacob fue padre de Judá y de sus hermanos. 3 De la unión de Judá y de Tamar nacieron Farés y Zera. Farés fue padre de Esrón y Esrón de Aram. 4 Aram fue padre de Aminadab, éste de Naasón y Naasón de Salmón. 5 Salomón fue padre de Booz y Rahab su madre. Booz fue padre de Obed y Rut su madre. Obed fue padre de Jesé. 6a Jesé fue padre del rey David.

1:2-17 “fue padre” es literalmente “generó.” La gente de la antigüedad creía que el macho era el agente activo en la producción de hijos una esposa era meramente el receptáculo para la semilla del “macho.” Usando esta analogía agrícola, el macho proveía la semilla para la planta, mientras la esposa era como el suelo en el cual la semilla echaba raíces y brotaba.

1:4-6a Ver 1 Crónicas 2:9-12 para los nombres de descendientes.

1:5 El nombre “Rahab” era sinónimo con una persona quien mostró la misericordia del pueblo de Dios. En Josué 2, Rahab era una prostituta que sirvió como scout para los hebreos en la ciudad de Jericó. Ella ayudó a los baqueanos a escapar de la ciudad a pesar de las órdenes del rey. En cambio, los zapadores le dieron a ella una señal para proteger su familia cuando los hebreos atacaran.

1:5 La historia de Rut es bien conocida. Sin embargo, mucha gente Ha sobre mirado su vicio y las instrucciones de Noemi en Rut 3.

Las tres mujeres mencionadas en estos versos eran menos que morales, nada, para tomar la iniciativa. Al hacerlo así, ellas llegaron a entretejerse dentro de la historia de Israel. Al mencionar a Tamar, Rahab, y Rut, Mateo reconocía el lugar de las mujeres en la historia de la salvación, a pesar de los prejuicios que muchos hombres semitas tenían contra las mujeres como “el sexo débil” tanto física como moralmente. Dios también hizo uso de débiles pecadores para completar sus planes.

6b David fue padre de Salomón y su madre la que había sido la esposa de Urías. 7 Salomón fue padre de Roboam, que fue padre de Abías. Luego vienen los reyes Asá, 8 Josafat, Joram, Ocias, 9 Joatán, Ajaz, Ezequías, 10 Manasés, Amón y Josías. 11 Josías fue padre de Jeconías y de sus hermanos, en tiempos de la deportación a Babilonia.

12 Después de la deportación a Babilonia, Jeconías fue padre de Salatiel y éste de Zorobabel. 13 Zorobabel fue padre de Abiud, Abiud de Eliacim y Eliacim de Azor. 14 Azor fue padre de Sadoc, Sadoc de Aquim y éste de Eliud. 15 Eliud fue padre de Eleazar, Eleazar de Matán y éste de Jacob. 16 Jacob fue padre de José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo.

1:16 “…Jesús, llamado el Cristo” En el tiempo de Jesús, el linaje entre los judíos no dependía de los descendientes físicamente, pero Sobre el reconocimiento legal. Cuando un padre nombraba a su hijo para la circuncisión, entonces el niño era reconocido como el hijo del padre y su heredero legal. Con un ligero desliz gramatical a mano, Mateo fue capaz de mantener su tema de que Jesús era un hijo de David e hijo de Abraham a través de José, mientras sostenía el nacimiento virginal.

17 De modo que fueron catorce las generaciones desde Abraham a David; otras catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce más desde esta deportación hasta el nacimiento de Cristo.

Como lo mencionaba la nota anterior, Mateo extendió su genealogía en una Manera deliberada para demostrar su creencia acerca de Jesús. Él era el Mesías como “hijo de David, hijo de Abraham.” Él era heredero del trono eterno De David.

Mateo estructura su genealogía para enfatizar el momento correcto para la aparición del Mesías y el pueblo al que serviría. Mateo enlistó la generalogía en tres grupos de catorce; ya que los judíos consideraban el número “siete” como el número complete o número perfecto, los múltiplos de “siete” tenían significado. Al usar el número de esa manera, Mateo enfatizaba la aparición del Mesías en el momento exacto, la “plenitud del tiempo.” Es interesante notar que Jesús mismo marcó décimo cuarta generación en la lista. En otras palabras, el ultimo nombre en aparecer, el número catorce de la lista número tres de las generaciones, era el Mesías. A los ojos de Mateo, su aparición anunciaba la presencia del final de los tiempos, la llegada del reino.

La gente en la genealogía describía no solamente el carácter y el poder de Jesús, ellos también indicaban su misión. Él fue enviado a los pobres, los débiles, los sin casta. La presencia de cuatro mujeres en la lista fue extraordinaria; ningún hombre en la antigüedad daría realce a las mujeres en su lista de ancestros al menos que ellas poseyeran extraordinaria virtud. Tamar, Rahab, Rut, y Bathsheba – madre de Salomón, quizás hayan tenido caracteres extraordinario, pero sus historias eran defectuosas, pintadas con inmoralidad. Aun con todo, las cuatro tuvieron un gran impacto en sus maridos e hijos quienes Era claves en los planes de Dios. Así, también lo sería María. El concepto de nacimiento virginal Levantaría cejas entre los no creyentes. Para Mateo, Cristo vino a pesar de la inmoralidad. Por cierto, él vino a los pecadores, para que ellos también tuvieran un lugar en el gran plan salvífico de Dios.

Nacimiento de Jesús

18 Este fue el principio de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José; pero antes de que vivieran juntos, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. 19 Su esposo, José, pensó despedirla, pero como era un hombre bueno, quiso actuar discretamente para no difamarla. 20 Mientras lo estaba pensando, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo, 21 tú eres el que pondrás el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». 22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta:

23 La virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y le pondrán por nombre Emmanuel,
que significa: Dios-con-nosotros.

24 Cuando José se despertó, hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado y tomó consigo a su esposa. 25 Y sin que hubieran tenido relaciones, dio a luz un hijo, al que puso por nombre Jesús.

Cuando Mateo declaraba que Jesús “salvará a su pueblo de sus pecados,” Él no implicaba que Cristo pretendía que la gente no pecaría más. Salvación quería decir restablecimiento de la relación de Dios con la humanidad. Con el Nacimiento de Jesús, Dios estaba con su pueblo.

1:23 Este versículo tiene dos partes: 1) La adaptación que hace Mateo de Isaías 7:14 y 2) una cláusula que explica el nombre “Emmanuel.” Mateo citaba a Isaías 7:14 según el Septuagésimo. Pero él hizo un Cambio, “tú lo llamarás...” se convirtió “le pondrán – lo llamarán...” El cambio trasladó el enfoque de “tú” – refiriéndose al padre que nombraba al niño, a la reputación “ellos” – siendo el pueblo quien reaccionaría ante Jesús).

El término “virgen” tenía un significado más amplio en el tiempo de Jesús diferente que una hembra que nunca había tenido relaciones sexuales. Una virgen simplemente era una joven doncella en edad de casarse.

El pasaje que se refiere al Nacimiento de Jesús puede ser dividido en tres partes: 1) el dilema acerca del embarazo, 2) el sueño y la profecía, 3) el Nacimiento de Jesús. El dilema fue estudiado en mayor detalle en el Cuarto Domingo de Adviento, Ciclo A. Resumiendo, el embarazo de María se le presentaba a José con pocas opciones; como un judío “bueno” “justo él deseaba cumplir la Ley, salvar su imagen, y todavía, tener compasión de su prometida. Pero el sueño que tuvo cambió su manera de pensar. Al igual que José en el Antiguo Testamento, recibiría la voluntad de Dios mientras dormía. Muchas culturas sostienen que los sueños son conductos de la voluntad divina; la clave del sueño era la propia interpretación, porque tal revelaría el intento de Dios. Mateo no solamente pintó la escena en términos del Antiguo Testamento, él reforzó la escena con las Escrituras. ¿De qué manera José, realmente, supo que el mensaje venía de Dios? ¿Cómo podía un neófito creer en el Nacimiento virginal? La cita de Isaías daba la respuesta. Mientras Isaías solamente se refería a una joven adolescente en espera de un nacimiento, Mateo – junto con Lucas, presentaban lo imposible; un nacimiento virginal era el medio por el cual Dios viviría entre su pueblo.

Presentados juntos, Mateo vio la genealogía y el nacimiento de Jesús como un cumplimiento de los planes de Dios. La Divina providencia empieza con las promesas de Dios a Abraham de tierra y un pueblo. Esas promesas continuaron por los descendientes a la alianza con David: un trono eterno para el Rey de Israel. Aún con la pérdida de la monarquía y la destrucción de la nación en el exilio en Babilonia, Dios no abandonaría su pueblo. De una generación a la siguiente, las promesas de Dios permanecieron en efecto. En la “plenitud de los tiempos,” él mantuvo su promesa en el nacimiento del Mesías, el judío que cumpliría la Ley y traería el reino, el heredero del trono eterno de David. Pero, el Mesías no se establecería sobre el pueblo, pero sería Uno del pueblo. Porque, en la aparición del prometido, Dios habló de su voluntad claramente. Él recogería a todo su pueblo, sin importar el rango, la riqueza, y posición moral, en su Reino. El nacido entre nosotros sería Uno con nosotros y para nosotros.

El origen de Jesús habló no solamente de su origen sino de su destino. Después de todo, el nombre de Jesús quiere decir “Dios salva.” Para Mateo, la genealogía y el Nacimiento de Jesús revelaron su misión y posición con Dios. Los ancestros y el evento de su Nacimiento definieron el tipo de Mesías Dios enviaría al mundo.

Démosle gracias a Dios por tal inimaginable bendición a nosotros.

Oremos

Padre, Dios Todopoderoso y Eterno,
Hacemos bien siempre y en todas partes en darte gracias
Por medio de Jesús Cristo nuestro Señor.
Hoy en él, una nueva luz ha llegado sobre el
mundo:
Dios ha llegado a ser UNO con el hombre,
y el hombre ha llegado a ser uno, nuevamente, con Dios.
Tu Palabra eterna ha tomado sobre sí misma nuestra
debilidad humana,
dándole a nuestra naturaleza mortal un valor inmortal.
Tan maravillosamente es esta unidad entre Dios y
el hombre
que en Cristo hombre restablece en el hombre el don
de la vida eterna.

En nuestro gozo te cantamos gloria
Con todos los coros de ángeles:
Santo, Santo, Santo, Señor, Dios
Todopoderoso y portentoso,
Cielos y tierra están llenos de tu gloria,
Hosanna en las alturas.

Bendito es él, que viene en el nombre del Señor.
Hosanna en las alturas.

Feliz Navidad

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.